¿Usted quien se cree?

Voy a comenzar esto no como el videografo de bodas, si no como el novio a menos de 2 meses y 3 semanas de casarse. 

Cuanto dinero gastamos en nuestros proveedores? Una pequeña fortuna! Todo ese esfuerzo que hemos dedicado seleccionando los proveedores que serán perfectos el día de nuestra boda. Desgraciadamente en mis aventuras como videografo de bodas, he visto como últimamente con los avances tecnológicos muchas personas se esmeran sin saberlo a arruinar el recuerdo.

 Desde invitados hasta fotógrafos sociales, hace un par de semanas hicimos una increíble boda en un lugar hermoso. Todo estaba saliendo perfecto, el getting ready, la sesión, los votos hasta que llego el momento cumbre, el momento del beso. Pero alto...

 Para esto antes de iniciar la ceremonia le comentamos amablemente a los novios que las cosas podrían complicarse ya que llegaron 3 fotógrafos con unos flashesotes de una de esas revistas prestigiosas sociales en San Pedro. Les pedimos que les comentaran que por favor intentaran no estorbar durante los momentos claves, no lanzando flash y sin atravesarse.

 De vuelta al momento del beso, nos colocamos en un ángulo para que pudiera verse el altar y gran parte del frente de la iglesia, el sacerdote los pronuncia marido y mujer y justo en el momento del “Puede besar a la novia” el fotógrafo de la revista sale de un lado de las bancas de enfrente, se para frente a nosotros ( al fotógrafo oficial y a mi) y en un segundo... puff! Se fue el momento, se perdió para siempre ese beso.

Porque? Porque desgraciadamente no podemos controlar esas situaciones, planeamos nuestras tomas y ángulos y no podemos prever que eso suceda. Ademas nos confiamos de que los novios habían hablado con ellos. No solamente sucede con fotógrafos  de revistas sociales, sucede con muchísimos invitados. Y ahí en esa situación es aun peor, ya que al fotógrafo podemos decirle que por favor no nos estorbe, pero al familiar, como le llamas la atención? 

Hay veces cuando es constante, si les comentamos de buena manera que por favor nos den oportunidad de hacer nuestro trabajo, que estoy seguro que los novios le harán llegar las fotografías. Que recibimos el 90% del tiempo? Caras de mal gusto y hasta insultos. Me ha tocado una infinidad de veces que me digan que ¿Quien me creo? Pues no me creo el alma de la fiesta, ni el coordinador, ni los novios, solamente soy el profesional al que los novios le pagaron un montón de dinero por hacer su película.

 Sucede todo el tiempo, en la mayoría de los eventos, si nos va bien será con una cámara semi-profesional de algún invitado, pero también, en ocasiones, nos ha tocado en el peor de los casos, el terror de todo fotógrafo y videografo... con iPads.

 Me da pavor que eso suceda en mi boda, pero gracias a Dios hay maneras de poder combatir este tipo de practicas. En mi invitación de boda solicitaremos a nuestros invitados a disfrutar la ceremonia y los eventos junto con nosotros, que se olviden de sus cámaras y vean y disfruten los momentos. Que contratamos un equipo de profesionales que se encargaran de hacer el recuerdo posible y que se los haremos llegar tan pronto lo recibamos.

 También nunca esta de mas hablarlo con su sacerdote, nosotros hablamos con el nuestro, y le pedimos que por favor le comente al inicio de la ceremonia a los invitados a apagar sus cámaras y disfrutar de la ceremonia. Se que esto hará que el fotógrafo y el equipo de filmación disfruten nuestro evento y puedan concentrarse en captar el mejor recuerdo en ves de preocuparse por estar esquivando fotógrafos improvisados. Todo el mundo tenemos un tío, primo, abuelito, amigo, familiar o vecino fotógrafo.

Espero les sirva este tip que haremos nosotros en nuestra boda. Les comparto aquí un video de un reportaje que habla un poco del asunto y vean a que nos referimos.